Entrevista con Mestre Nenel

 

 

Mestre Nenel, hijo de Mestre Bimba y autor del libro: Bimba. Um século da Capoeira Regional.

Nació en Salvador de Bahia el 26 de Septiembre de 1960, ya desde bien pequeño creció rodeado de capoeira pero no fue hasta los 6 años cuando empezó a entrenar con su padre.

En 1994 fundó la Fundaçao Mestre Bimba y todo su trabajo está enfocado a mantener, respetar y difundis los principios Capoeira Regional.

Podéis oír la entevista en el 5º capítulo de nuestro Podcast.

Mestre Nenel, es un placer estar aquí con usted y nos gustaría
agradecerle la disponibilidad y el tiempo que nos está dedicando en medio de la vorágine de actividades del evento y de la presentación del libro. Terciña, muchas gracias a ti también por hacer de puente y gracias también a Asa, gracias a ti podemos estar haciendo esta entrevista. Mestre, para empezar nos gustaría que nos hablara un poco de su trayectoria en la capoeira, supongo que usted empezó de un modo muy natural al ser hijo de Mestre Bimba. ¿Fue así? ¿Como empezó su interés por la capoeira y como empezó a entrenar?

En verdad se podría escribir un libro sólo de mi trayectoria en la capoeira ya que ha sido mi vida entera. Oficialmente empecé a entrenar en 1966 cuando tenía 6. En 1967, antes de cumplir los 7 años, me formé recibiendo mi pañuelo azul. Fue una medalla al mérito por haber aprendido lo básico, el curso de capoeira regional.

A partir de ese día formé parte del grupo de show, ya hacía capoeira, samba duro, maculelê, puxada de rede y demás. En esa época empecé a viajar con el grupo con mi padre hacia algunos estados del interior de Bahia. En 1973 nos fuimos a vivir a Goiânia y cuando mi padre empezó a enfermar eramos mi hermano y yo quien cubríamos las clases en su lugar.

Mi padre le había pedido a mi hermana que me llevara a Brasilia si él fallecía; y eso fue exactamente lo que pasó. Tras un año allí abrí mi primera escuela oficial en la que estuve trabajando 2 años antes de volver hacia Salvador. Al volver estuve poco tiempo dando clases de capoeira ya que estaba más centrado en participar en grupos de shows folclóricos , en capoeira de rua, en visitar otras academias hasta que en 1984 un discípulo de Bimba me invitó a dar clases en su academia y así volví, poco a poco, a trabajar en la Capoeira.

En esa época la capoeira que había aquí era una mezcla de todo, no había una capoeira organizada, al menos según mi opinión. Pasé unos 2 años trabajando con esa capoeira mezclada hasta que empecé a rescatar la capoeira regional como yo la aprendí. En 1986 registré mi escuela y empecé a dar los primeros pasos para volver a mis orígenes.

Ser hijo de Mestre Bimba tiene que ser algo muy grande para alguien como usted que tiene una relación tan estrecha con la capoeira. ¿Cómo era su relación con él? ¿Había diferencias entre la figura de padre y la de mestre, O se mezclaban la una con la otra? Cuando decidió seguir su trabajo dentro de la capoeira, ¿como lidió con la responsabilidad de seguir los fundamentos y enseñanzas de una leyenda de la capoeira como Mestre Bimba?

Hay dos lados en esta historia. Un lado que lo hace todo más fácil, y otro que a veces me lo complica ya que soy muy exigente conmigo mismo. Ahora ya conseguí superarlo, pero hubo épocas en las que era complicado para mi el hecho de ser el hijo del Mestre.

Mi padre era igual en casa y en la academia, nunca separó las enseñanzas de la capoeira con su manera de educar a las personas. Ni siquiera dentro de casa con sus hijos biológicos… No existía una diferencia entre padre y mestre, todo se mezclaba. Era padre y mestre a la vez.

¿Como es lidiar con la expansión de la capoeira regional? Como usted mismo dijo en algunas ocasiones, Mestre Bimba decía que creó la Capoeira Regional para el mundo. Seguramente ha sido gracias a su trabajo que la capoeira regional ha llegado hasta el día de hoy e incluso ha llegado a Europa. Sólo en Barcelona hay unos 30 o 40 grupos de capoeira. Siendo una cultura viva es natural que parte de su esencia se pierda y que haya mucha confusión en la historia de la capoeira… ¿Cuál es su opinión al respecto?

Mira, es bueno que la gente se fije en que una cosa es la expansión de la capoeira en sí, y otra es la expansión de la capoeira regional. A partir de la muerte de mi padre la gente empezó a entender la capoeira regional como una capoeira que se jugaba de pie, que se juega rápido… Entre otras cosas más que se pueden oír alrededor del mundo.

Yo siempre digo que la expansión de la capoeira en general es siempre bienvenida, mi padre quería que la capoeira se conociera en todo el mundo.

Pero no toda la capoeira que hay se puede describir como regional, la capoeira regional es el método, los rituales y los principios de Mestre Bimba. Si uno no está dentro de esos 3 parámetros tiene otra metodología de capoeira que tiene el mismo valor que la capoeira regional.

Hablando un poco sobre esa resistencia de la capoeira regional imagino que en el momento de la creación del método debió recibir muchas críticas. De hecho, a pesar de su siglo de existencia y de las numerosas pruebas de la importancia de la creación de la capoeira regional, sigue habiendo personas que la critican mucho. ¿Cuál es su reacción ante esas críticas?

No acabo de entender el fondo de lo que quieres decir. Existen muchas críticas hacia mi padre que están equivocadas, sobretodo cuando hablan de su método de enseñanza y de sus rituales.

Normalmente quienes critican estas partes es con toda seguridad porque no conocen el trabajo de mi padre, el trabajo de Mestre Bimba. Mucha gente usa el parámetro de la capoeira que hay en el mundo, la que se ha expandido por todo el mundo, para hablar de la capoeira regional. Hay mucha cosa dentro de esa expansión que no tiene nada que ver con la filosofía de Bimba y aun y así hay gente que lo critica usando eso.

En cuanto a críticas del pasado, que yo sepa hoy en día hay gente que no siguió el camino de Mestre Bimba, como Mestre Pastinha, que nunca criticaron a Bimba, al contrario! Hasta cuando los reporteros le preguntaban a Pastinha él decía:

«Mira, quien sabe de capoeira regional es Mestre Bimba, hable con él..»

No había esa cosa que hay hoy, esa separación y esas críticas erróneas.

Hablando un poco de la esencia me gustaría saber como es hoy la capoeira regional si la comparamos con cuando fue creada. ¿Qué es lo que en la academia siempre se ha mantenido y qué es lo que usted cree que ha cambiado o que sería bueno cambiar?

Si la gente cambia algo dejaría de ser regional. Nosotros trabajamos la capoeira como mi padre la trabajó siempre, con los pies en el suelo, con el tema del origen, de las raíces, de la matriz. En nuestra escuela seguimos haciendo lo mismo, no con la misma intensidad, que hacía mi padre.

Él era un genio, un fenómeno en la historia de la capoeira. Entonces, quién soy yo para tener la misma capacidad de evolución que tenía él. Pero seguimos desarrollando la capoeira sin perder su carácter distintivo. Si uno cambia algo, deja de ser lo que es y se convierte en otra cosa.

Hay varios grupos, incluso en el que yo entreno, CDO, que usan muchos fundamentos de la capoeira regional aunque no sean de capoeira regional. Hemos conocido varios mestres, muchos que entrenaron con Mestre Bimba y hay muchas personas que usan las secuencias, aunque modificadas, con algún objetivo específico.. ¿Cómo son las secuencias hoy? ¿Cambiaron respecto a las que creó Mestre Bimba? Algunas cosas como empezar con la pierna derecha, o seguir estrictamente la secuencia…

En nuestra escuela seguimos haciendo las mismas. Porque las secuencias son los movimientos más básicos, simples, y si las cambias ya no tendrán el mismo sentido o el mismo objetivo. Son para facilitar el aprendizaje de personas que no saben nada de capoeira. Uno no puede cambiar la secuencia pensando que las está desarrollando porque mi padre no las creo para capoeiristas, y hoy en día hay gente que las usa para dar cursos a capoeirisas… Es una inversión de valores.

Mi padre creó las secuencias para quien no sabe nada. Cuando uno ya sabe jugar capoeira ellas son un simple calentamiento, pueden entenderse como un pequeño entreno pero no tiene mucho sentido para alguien que ya es capoeirista. Para quien es de regional pasa a ser una cosa tradicional.

En nuestro día a día entrenamos normal y al final de la clase hacemos la secuencia, la cintura desprezada y jugamos al ritmo de são bento grande. A veces tocamos otros ritmos pero el são bento grande se toca todos los días, y la secuencia de cintura se tiene que hacer cada día en la clase.

¿Qué hace que un grupo sea un grupo de Capoeira Regional?

Para ser regional sólo hace falta obedecer a los principios que dejó Mestre Bimba, aplicar su metodología y sus rituales.

Nos gustaría hablar un poco del libro. ¿Cómo surgió la idea de escribir este libro y cómo fue el proceso?

Querida, este libro nació de una necesidad que despertaron en mi cabeza personas como usted.

En cualquier lugar del mundo al que voy mucha gente tiene preguntas parecidas a las que usted me hizo y llegué a la conclusión de que tenía que encontrar la manera de escribir alguna cosa, estoy envejeciendo y esto va a servir para el futuro.

Servirá como mapa para mis discípulos y ayudará a aclarar esas dudas del mundo de la capoeira.

Y para usted Mestre, ¿cómo fue la experiencia? Porque imagino que habrá sido intenso el revivir los recuerdos que no son sólo de la historia de la capoeira, sino también de su vida, de sus recuerdos con su padre. ¿Cómo fue recordar y revivir esas historias?

En verdad no fue ni recordar ni revivir ya que estoy las 24 horas del día con él en mi cabeza. Aunque ya no esté físicamente sigue siendo mi mestre y todo lo que hago en mi vida es bajo su influencia y su guía. Muchas veces la gente no entiende cuando digo que mi padre sigue vivo, que me ayuda con mis dudas y que sigo madurando y aprendiendo con él. La gente no entiende como puede pasar eso, pero para mi es así.

En todo lo que hago en mi vida mi orientador es mi padre, es Bimba.

One Reply to “Entrevista con Mestre Nenel”

Deja un comentario