Entrevista a Mestra Morena

Mestra Morena

Mestra Morena

 

Maria Cristina, en el mundo de la Capoeira más conocida como Morena empezó su camino en el mes de Abri lde 1980. Fue una de las primeras mujeres a practicar capoeira y empezó de la mano del Mestre Toni Vargas del grupo Senzala, con él aprendió durante 16 años en Rio de Janeiro. La vida la llevó a conocer a Mestre Ponciano y cambiar de grupo a Cordão de Ouro al cambiar de residencia hacia Guaratinguetá. Es allí donde reside y donde, junto con Mestre Ponciano, tiene un trabajo muy importante de inclusión mediante la capoeira para personas con todo tipo de discapacidades, La Capoeira Especial.

Este trabajo de Capoeira adaptada ha evolucionado durante los últimos 36 años y sigue creciendo para mejorar las vidas no solo de los alumnos, sino también de todas las personas involucradas en este proyecto que no paran de aprender.
Clicad aquí para oír la entrevista

Entrevista a Mestra Morena, 04 de diciembre de 2016

Como y cuando empezó a entrenar Capoeira?

Me llamo Cristina y en la Capoeira me llamo Morena. Yo llegué a la Capoeira el día 15 de Abri de 1980 cuando, a los 15 años, mi hermano me llevó a ver varias academias de Capoeira. En cuanto entré en una academia me quedé extasiada. Yo nací en Rio de Janeiro, soy carioca, y empecé en la academia de Mestre Peixinho del grupo Senzala. EN esa época estaban Mestre Itamar dando clases, Mestre Peixinho y, el entonces aun graduado, Toni Vargas que es con quién empecé.

Me gustaría saber cuáles son las diferencias que encontró entre la capoeira Carioca y la de Guaratinguetá

Para poder explicar eso debo empezar mencionando que estuve 16 años entrenando en Rio de Janeiro con el grupo Senzala, tras ese tiempo me trasladé a Guaratinguetá donde empecé a entrenar con Mestre Ponciano, con el que aun trabajo hoy en día. Ya llevo 20 años en Cordão de Ouro.
Al principio de estos 20 años, cuando llegué a GUaratinguetá, tuve que hacer prácticas ya que allí, a parte de todo lo que te da y es la Capoeira, Mestre Ponciano se especializó en Capoeira adaptada a personas con todo tipo de deficiencias. Durante 6 años me preparé con él para este trabajo y después empecé a trabajar con él en la academia a parte de los entrenos regulares. Poco a poco fui graduandome siempre con la autorización de Mestre Suassuna que fue quién me recibió al grupo. Con el pasar del tiempo fui estableciendo relación con otros focos del grupo Cordão de Ouro y ahora tenemos también una Asociación que se llama Capoeira Especial.

Como surgió la idea de crear la Asociación?

Salió del trabajo que Mestre Ponciano ha realizado durante los últimos 36 años con la Capoeira especial y adaptada. Esta adaptación es una especialidad nuestra, además de todo lo que aprende un capoeirista: los estilos, las pedagogías… Mestre Ponciano desarrolló esta pedagogçia concreta para trabajar con personas que tienen alguna deficiencia. Con la asociación ofrecemos talleres, clases y conseguimos expandir esta Capoeira que trae tantos beneficios para las personas con discapacidad pero que a su vez aporta una enorme contribución a la Capoeira. Nos dimos cuenta que al trabajar con gente con discapacidad todos mejorábamos. Mejoraba tanto a los capoeiristas atléticos como a los que practican la Capoeira por placer.
Soy muy feliz con el trabajo de los últimos 20 años, Mestre Suassuna es una persona que me incentiva, y que estimula también el crecimiento femenino dentro de la Capoeira.

Usted es una de las primeras Mestras mujeres, como fue?

Del grupo Cordão de Ouro sí. Mestre Ponciano pensó que era el momento de graduarme y Mestre Suassuna estuvo de acuerdo en seguida ya que él siempre acompañó mi trayectoria. Me sentí muy honrada con la graduación ya que cuando yo empecé a entrenar en los años 80 no había muchas mujeres. Ya hacía tiempo que entrenaba y el ser Mestre no es sólo un título, es una vivencia que uno va teniendo, con ella uno se presenta a la comunidad capoeiristica y dentro de la misma Capoeira que ya se ha expandido al mundo entero. Es la fuerza propia de la Capoeira que hace que se contagie a otros pueblos, personas con discapacidades, personas con proyectos sociales, los más atleticos, y a la vez consigue dar visibilidad a una actividad física.

Al principio había hermandad entre las mujeres o todo era más duro para encontrar su lugar?

Creo que al principio la gente no pensaba mucho en eso, nos centrabamos en aguantar los entrenos, en mejorar y en conseguir entrar en la roda y mantenerse en ella. No era nada de mujer contra mujer, era algo de la mujer queriendo ocupar su espacio. Estabamos en una comunidad que era muy masculina, el mismo canto de la Capoeira era muy masculino, no había mujeres cantando o tocando… la roda en sí era algo muy mascuino. Hoy en día tanto en Europa como en Brasil hay otro panorama. Ya hay muchas mujeres capoeiristas, pero antes no era una cosa habitual. A veces, cuando había situación cercana a una disputa eran los mismos hombres quienes la incentivaban simplemente porque creían que era mejor que se midiera mujer con mujer. Las mujeres que entrenaban en esa época tenían que prepararse para todo, y yo intentaba colocarme lo mejor posible dentro del juego. Existe una gran diferencia de fuerza entre hombres y mujeres y hoy en día se respeta una capoeira más jugada, sobretodo en Cordão de Ouro. Creo que es una de las características principales de nuestro grupo: dejar que el juego evolucione. Hubo una época cuando empecé, al final de los 80, en la que el entreno se enfocaba a la técnica y a la fuerza física. Era difícil para un hombre recibir una entrada de una mujer y aceptar que había sido limpia y eficaz. Hoy en día hay rodas en las que no hace falta pegar, la gente ya reconoce que cuando pegou, pegou! (no hace falta contacto físico para saber que te habrían dado). Hay rodas que también son para un juego más duro, pero no hace falta que sea así todo el tiempo.
Como mujer aprendí a correr detrás de la Capoeira, a poder tener firmeza. Y en eso todos somos iguales.

Cual sería su consejo para un capoeirista que esté empezando?

Creo que la Capoeira es un arte muy bonito, estimula la autostima, la gente se va conociendo… hay que mantener la actitud de estar siempre aprendiendo. La vanidad, el orgullo, a veces hasta la falta de compañerismo, pueden hacer que nos perdamos.
En la Capoeira tenemos que observar, ver qué es bueno para uno mismo y qué no, qué nos gusta y qué no. Y por supuesto, seguir con la Capoeira, mantener los rituales, reconocer el trabajo de los Mestres Antiguos, respetar el Berimbau, hay que ser educado para que lo sean con nosotros pero siempre manteniendo la firmeza, Hay que ser Capoeira. Capoeira es todo, no es uno contra otro ya que cuando es algo bueno es bueno para todos!

Porqué Morena?

Cuando fui a coger mi segunda graduación con Mestre Toni Vargas me dijo: tengo dos nombres para ti Ébano (esa madera negra de los pianos) o Morena. Yo le dije que mejor Morena ya que me pega más, no soy tan oscura para ser ébano.

Deja un comentario