Entrevista a Mestre Kibe

Mestre Kibe

14519864_1334254143253540_3047893199700851467_n

Guido Amezola, más conocido como Mestre Kibe entró en la Capoeira venciendo muchos miedos e inseguridades hasta hoy en día. Esos miedos los venció con mucha constancia y entrenando duro para encontrar su Capoeira, una Capoeira llena de movimientos y que lo convierten en un ejemplo a seguir para cualquier capoeirista. Actualmente regenta la Academia Matriz de Cordão de Ouro en São Paolo.
Clique aquí para oír la entrevista

Entrevista a Mestre Kibe , 12 de Novembro de 2016

Cuando y cómo empezó a entrenar Capoeira?

La primera vez que vi Capoeira fue en 99, había una tienducha donde se vendían frutas y cosas así, encima estaba la academia. Fue cuando mi padre compró un restaurante cuando Suassuna se trasladó allí. Me empecé a interesar por la Capoeira en el 96, a finales, casi 97. En esa época la Capoeira de Suassuna era muy dura, esa Capoeira de Bahia, eso de «yo soy bahiano y soy valiente», era una escuela de dar o correr para no recibir.
Empecé a entrenar a los 12 años, en aquél entonces yo pesaba 100 Kg, estaba muy gordo. EL fútbol se me daba bien, tenía facilidad para jugar a la pelota pero no para la Capoeira. Al ir creciendo y seguir entrenando fui perdiendo peso. Me interesé por la Capoeira después de ver a Mestre Durinho y a Tião hacer parafusos, subirse por las paredes… quería aprender eso, me dije, oye Capoeira no es sólo lo que Suassuna enseña a los más graduados, también tiene otras bellezas como la musicalidad, la coordinación motora, el equilibrio, la fuerza, el pensamiento rápido… Entonces decidí arriesgarme en esa cosa llamada Capoeira. Entrené durante un año y la gente empezó a meterse conmigo, a reírse de mí. En aquél tiempo no existía el bulling pero me llamaban: gordo! Ballena! Free Willy! y eso me dejó muy tocado psicológicamente y paré de entrenar durante un año. Tras un año parado decidí volver a entrenar y ser mejor que esas personas. Fue un gran desafío para mí, pero salió bien, porque todo en lo que soñaba se convirtió en una realidad.
Entrené para ser el mejor de Suassuna y para que la gente dijera: Ostras! el tío ha llegado donde ha llegado porque ha entrenado mucho. Agradezco mucho a Mestre Durinho, que murió, a Tião, entrené con Sarará, con Carlos y después con Mestre Xavier y al final con Torinho. Y tras diez años, cuando ellos se fueron, empecé a entrenar con Suassuna. Cuando Torinho se fue me encargué de la academia, y hoy sigo en el espacio que el Mestre me dejó, en Santa Cecília, en la Matriz. Agradezco mucho al Mestre y a todos los Mestres que me ayudaron.

De entre los Mestres que has nombrado, cuál consideras tu Mestre?

Considero mi Mestre al primero que me dio clase, a Durinho y a Tião. Con ellos pude convivir poco, fue del 97 al 2000 pero tenía mucha sintonía con ellos.

Nos gustaría saber cuál es su apelido y por qué?

Mi nombre real es Guido pero todo el mundo me llama Kibe. Yo comía muchas porquerías, pasteles de carne, coxinhas… siempre estaba con una coxinha en la mano, un kibe en la otra y un guaraná y una coca cola… todo a la vez! un día Mestre Xavier me dijo: “Tio, tengo un buen apelido para ti: Kibe” porqué Kibe? Y él me dijo, compra un Kibe y te mostraré porqué. EL Kibe tiene una cabecita pequeña y el cuerpo así… y me quedé con el nombre de ese pastelito de carne hasta hoy.

Porqué recibiste directamente la corda amarilla?

Tenía miedo de los batizados. Antes la Capoeira era más dura y cada vez que había un batizado yo huía. Creo que escapé de cinco batizados. Mi primer corda la cogí con Mestre Urubu Malandro, y como olvidé la cámara para grabarlo al salir me dijo: Kibe hoy voy a romperte la rodilla. Me quedé con miedo para jugar pero él no iba a hacerlo, era el evento más grande de Suassuna. Era el año 98-99 y había casi 10.000 personas de Cordão de Ouro. Fue un evento top en mi vida, vi a Mestre Gato, a Mestre Mão Branca y a Mestre Suassuna jugando. Vi Mestres que nunca había visto en mi vida y es algo que sigo agradeciendo a Dios ya que la gente viene de ellos. Cogí la corda amarilla y después cogí el verde amarillo, antes era verde, amarillo, azul y verde-amarillo. Antiguamente el verde-amarillo era la cuarta graduación, lo que ahora es amarillo-azul. Cogí la corda azul en 2000. Me quedé cuatro años en la azul y me dieron directamente la corda de Contra Mestre con la que estuve diez años. Ahí volví a saltarme una corda y pasé directamente a la corda blanca amarilla con Boca en 2013.

Como es que llegaste a encargarte de la Matriz?

Al principio fue bastante complicado, voy a ser sincero, porque yo era un crío. Como yo entrenaba muchos movimientos yo quería hacer lo mismo con mis alumnos, y no funcionaba. Empecé a entender que no podía hacer mi Capoeira con los alumnos de la academia, el Mestre se enfadaba mucho: Lo haces mal! y empezaba a echarme la bronca. un día me dijo: » Hijo, la Capoeira que tu juegas es una, la que enseñas es otra, pero el alumno no va a entender eso por ahora. Yo quiero dejarte la academia y quiero que entiendas que tienes que enseñar una Capoeira más asequible para que el alumno quiera volver y quedarse contigo. Esos movimientos que haces sólo los consigues tu! el Alumno quiere hacer queda de rins, bananeira… quiere dar armada y meia lua de compasso! Al poco el Mestre fue yendo menos días, no iba, dejaba de venir para ver cómo gestionaba yo la academia porque cuando uno crea un espacio empieza a tener responsabilidades. Es como cuando se tiene un hijo, tu cabeza cambia, cambia la visión y uno para de jugar, uno empieza a comportarse como un hombre y la personalidad se afianza. Hay que encargarse de las cuentas, del alquiler, de crear tu propio nombre y de representar el del Mestre Suassuna. Alguien me dijo, ostras Kibe, tú encargándote de la academia a los 18 años… ahora se ha demostrado que yo lo dejé todo para seguir el camino de la Capoeira. Dejé de jugar y de estudiar porque mi padre murió y tuve que ayudar a mi familia, entonces el Mestre creyó en mí y puedo demostrarle que puedo ser quien él quería que yo fuera. Un verdadero profesional responsable.

Qué es lo que tiene la Capoeira que ha hecho que lo dejaras todo para seguirla?

Creo que es la amistad. La convivencia con los Mestres Antiguos creo que es muy importante también porque ellos vivieron cosas que nosotros nunca vivimos. La dictadura, Suassuna recibió palizas, apresaron al Mestre. Hoy en día la Capoeira es más o menos libre pero cuando uno tiene grandes amigos como Boca, Poncianinho, mi alumno Marcelo… cuando les veo a ellos podría empezar todo de nuevo! Es bueno, es placentero porque cuando uno empieza un trabajo nuevo todo es nuevo, el trabajo viejo sigue pero el trabajo nuevo es casi una nueva vida.

En la Matriz hay muchos alumnos extranjeros, como es dar clase para gente de tantos lugares diferentes?

En verdad es genial, porque ellos lo que más quieren aprender es el portugués. Quieren aprender las bromas, las palabrotas, por qué nos gusta comer arroz y feijão… las palabras nuevas, laranja, açaí… nosotros les llevamos a conocer un poco la Capoeira y a los amigos capoeiristas. Hay mucha gente de Israel, gente de Estados Unidos, yo ahora voy a Japón donde hay un alumno mío que conocí en 2013 y lleva mucho tiempo intentando llevarme a Japón. Él habla un poco de portugués ya que vivió en Brasil seis meses y hasta aprendió a cocinar feijoada, lasanha y arroz!
Cuando un alumno extranjero escoge tu academia es porque se habla bien de ti. Porque la academia tiene tradición, respeto, dignidad y humildad, tiene que ser algo serio. Cuando vienen a tu academia tienes que tratarles bien porque ellos podrían haber escogido la academia de Mestre Suassuna, de Sarará, de Coruja ya que están todas cerca. Así que cuando alguien llega a tu academia hay que agradecérselo siempre, dile que siempre será bien recibido. Que vea que no es por el dinero, pero es de agradecer que una persona venga de tan lejos para conocer tu academia! Me encanta dar clase en la Matriz porque la gente que llega te observa y se queda con tu manera de actuar… todo lo que él aprenda lo intentará pasar a otra gente. Si uno siente que tú eres verdadero y sincero volverá.

Como fue estar justo detrás de la generación Miudinho?

Fue difícil para nosotros. Para mi estuvo primero la generación de Mestre Espirro Mirim en el 88, hubo la generación de Boca en el 2000 y la mía que fue en el 2004. Como yo desarrollé muchos movimientos Suassuna me cogió y empezó a crear movimientos con Boca con Habibis, Mintirinha, Muriel, Coruja, Denis, Saroba, Chiclete, Pimenta, Joguinho, Esquilo e Chicote. Si no me equivoco fueron 18 capoeiristas. Esa formatura del 2000 para nosotros fue de las mejores, la más parecida a la del 88. En 50 años de Capoeira no ha vuelto a haber otra igual, porque 18 capoeiristas, todos diferentes con una manera diferente de jugar, de hablar, de comunicarse, uno viviendo en Belo Horizonte, otro en París, otro en Alemania… cuando se encontraron lo entrenaron todo en una semana para que la formatura fuera perfecta. Para mí fue un sueño formar parte de esa generación.

Consejos que le daría a un capoeirista que está empezando

Conoce el lugar, mira primero, conoce la manera de enseñar del Mestre. Porque a través del comportamiento de un Mestre se ve si es un buen Mestre. Hay varios Mestres que enseñan la Capoeira real pero también hay otros que no lo hacen. Hay gente que al principio dicen tienes que pelear, que golpear con los puños, y eso no es bueno para un principiante. Cuando llega un alumno nuevo quiere una camiseta para empezar, dar armadas quiere hacer aú que hasta ahora llamaba estrella (en portugués de brasil Rueda). No quiere una cosa difícil, quiere hacer amigos, quiere conocerte, se queda alucinado con los movimientos, me pasó a mi también cuando empecé, veía a Mestre Suassuna y era todo uauuuu!!!! Al principio es un gladiador de la Capoeira pero a medida que vas conociendo a tu Mestre quieres intentar ser como él para enseñar a tu vez a alguien nuevo. Lo que le digo a un alumno nuevo es de llegar a la academia, ver el ambiente, hacer amigos, hablar con los Mestres porque a veces vas más de acuerdo con un Mestre que con otro o al revés. Hay que tratar bien a la gente, recibirles con una sonrisa. Porque un nuevo se da cuenta de todo y poco a poco va entendiendo qué es la Capoeira, la musicalidad, la coordinación motora, la bateria, los fundamentos… es un proceso que tarda un tiempo, no puede hacerse con prisas. La Capoeira es una tradición que viene de muy lejos, que sufrió mucho y que aun hoy en día sufre.

Tienes mucha fuerza y flexibilidad, entrenas estas cosas por separado o vienen con el tiempo?

Cuando empecé entrenaba 15 horas al día, era algo absurdo. Mestre Suassuna decía que estaba mal de la cabeza que me iba a ingresar! Tenía muchas dificultades y cuando acababa la clase siempre me quedaba entrenando sólo para entender cómo usar esos movimientos en la roda. Necesité tener paciencia, equilibrio, fuerza, tranquilidad ya que yo estaba muy gordo y no tenía flexibilidad. Fui uno de los pocos que he trabajado la flexibilidad dentro de movimientos de Capoeira y teniendo paciencia.

Como fue vivir en la academia?

Es triste. Porque en verdad uno pasa hambre, frío, estás lejos de tu madre, de tu padre, de la familia, de todo. Al principio está bien pero al poco empiezas a sentir la falta de tu gente. És bastante difícil. Viví en la academia casi 19 años, fue bastante punk. Lo perdí todo en mi vida, mi padre, mi mujer… hoy no volvería a dormir en la academia. Es una cosa triste que dejo en el pasado, fue un período duro. Lo que me daba fuerzas era ver a mi hija, yo mismo me decía que necesitaba levantarme porque tenía una hija por criar y ella y Dios fueron los que me dieron las fuerzas. Sin Dios y sin la familia no somos nada.

Deja un comentario