Entrevista a Mestra Ana Dourada

Mestra Ana Dourada

383443_10151636519235100_609369347_n
Mestra Ana Dourada

Mestra Ana Dourada, en familia Luciana, en el arte, Ana.

Mestra Ana vive en Austria donde tiene un gran trabajo con la danza y con Capoeira, ella es del grupo Barracão Capoeira.

Su pasión por la danza le valió para atraer alumnas de la fría Austria hacia esta danza brasileña alegre y sensual.

Empezó sus pasiones ya de niña, a los diez años dio sus primeros pasos en la Capoeira y hasta día de hoy es un ejemplo de fuerza, pasión y de armonía en los movimientos.

Clique aquí para oír la entrevista

Entrevista a Mestra Ana Dourada, 14 de Noviembre 2016

Como llegó y cuándo empezó a entrenar Capoeira?

Empecé cuando tenía diez años en un proyecto para niños pobres. No empecé a entrenar para hacer deporte, ni porque pensara que la Capoeira era bonita, yo empecé a entrenar porque venía de una familia muy pobre y no teníamos comida para todos en casa. Para mí fue una manera de no pasar hambre. La Capoeira me ha dado muchas cosas buenas, me alimentó y me dio otra opción de vida. Yo vivía en la favela Alto das Almas do Morro en Guaratinguetá, allí había pocas opciones o las niñas se prostitiuian, o se dedicaban al crimen o se trabajaba mucho. Pero nuestra familia era muy grande y era difícil encontrar trabajo para todos, mi madre tuvo 14 hijos.
Empecé a trabajar a los nueve años para poder sobrevivir y la Capoeira es la que me dio de comer. Al poco tiempo tuve que dejar la Capoeira porque a mis padres no les gustaba, en esa época estaba muy marginalizada. Capoeira era para hombres, para porreros… Pero después de dos años, a los doce, volví y nunca más paré de entrenar.

Quién es su Mestre? Siempre lo fue?

Mi Mestre siempre fue Mestre Zé Antonio, yo digo esto porque cuando empecé a entrenar fue con Mestre Ponciano, el hermano de Mestre Zé Antonio, era él quien daba las clases en el proyecto. Pero se quedó poco tiempo y dejó al cargo de las clases a un alumnos suyo, pero nosotros no queríamos entrenar con él. Ahí fue cuando surgió la propuesta de formar un grupo femenino en la academia de Mestre Zé Antonio. Al principio tenía que ir y limpiar la academia ya que no teníamos dinero para pagar las clases, y a cambio de aprender limpiaba y cuidaba de la academia. Al principio entrenaba solo una vez por semana, el domingo, que era el día que no había nadie entrenando. Poco después Mestre Zé Antonio creó un grupo femenino y ahí empecé a trabajar en la academia como ayudante, como secretaria… todo el mundo me conocía porque vivía y comía de la Capoeira las 24 horas. Mestre Zé Antonio es realmente el único Mestre que tengo y que siempre tuve.

Como surgió el grupo femenino?

Mestre Zé Antonio tenía varias alumnas pero todas eran de la alta sociedad, chicas ricas que no tenían mucho interés en viajar o en aceptar las oportunidades que les daba la Capoeira, ellas lo hacían más para pasarlo bien. Como nosotras veníamos del otro lado empezamos a entrenar duro para que se nos valorara. Montamos un grupo de danza Afro, de Samba de Roda y nosotras mismas eramos el coro. Mestre Suassuna siempre decía que el mejor coro que había era el nuestro. No fue tanto una creación de Mestre Zé Antonio como una creación nuestra, unas chicas que querían vencer los prejuicios de los hombres. En esa época había mujeres entrenando pero éramos muy pocas.

Además de su Mestre cuáles han sido sus influencias en la Capoeira?

Mestre João Grande es mi mentor en Capoeira Angola. Siempre digo que tenemos dos lados, los dos lados de la moneda, cara y cruz. Mi cruz es Mestre João Grande, porque fue quién me enseñó Capoeira Angola, a tocar y a cantar, y fue quién me enseño los movimientos de Angola que se hacer. Muchas de las historias de Capoeira que sé es gracias a él, es mi mejor amigo y mi mentor en la Capoeira Angola. Pero al otro lado de la moneda están Mestre Ponciano y Mestre Zé Antonio.

Cual es su apelido y porqué?

Mi apelido es Dourada, pero antes tenía otro apelido, y hoy en día veo Mestres como Morais que dice que hay prejuicios en los apelidos. En esa época mi Mestre me llamó Canelinha de Sabiá (Sabiá es un pajaro pequeñito) porque tenía los tobillos muy finos. A mi no me gustaba nada y era como un bulling para mi y quise dejar de entrenar. Después de unos días el Mestre vino a buscarme a casa, yo era importante para él ya que le llevaba la academia, y le dije: ok, yo vuelvo, pero no quiero volver a oír nunca más ese apelido de Canelinha Sabiá. Al nacer yo era de color pardo, casi amarillo, y mi madre siempre me llamó Banana. Mi bananita. Y no fue hasta mucho tiempo después, cuando Mestre Poncianinho ya había venido varias veces a visitarme a mi casa, en Austria, cuando empezamos a hablar sobre mi apelido. Al explicarle el porqué me dijo que yo no tenía nada de amarillo, que yo tengo más en común con el oro. Mi color es el oro, mi pelo era oro, mi piel era oro, así que tu eres Dorada. Fue Mestre Poncianinho quién me dio el nombre de Dourada. Cambió amarilla por Dorada, mucho mejor!

Cual es su nombre real?

Mi nombre es Luciana, ni Ana, ni Aninha… es Luciana

Usted es una de nuestras referencias en la danza, como llegó ésta a su vida?

La danza llegó antes de la Capoeira, cuando vivía en Alto das Almas crecí al lado de una escuela de Samba de Carnaval. A los 5 años me presenté al concurso para Princesa del Carnaval y gané, como también lo había hecho mi hermana, Contra Mestra Andria. Cuando entré en la Capoeira es cuando empecé a aprender Samba de Roda, Afro y otras danzas.

Me gustaría hablar un poco del a importancia que tiene la danza en la Capoeira. Capoeira es una lucha pero tiene una parte de danza y además hay muchas danzas relacionadas de cerca con la Capoeira

La Capoeira y la danza van juntas, casi nacieron juntas. Es muy difícil separar la Samba de Roda, la Capoeira y el Maculelê. Cuando uno trae la Samba de roda, el Afro o o tras danzas a su Capoeira ella cambia, se vuelve más ligera, tiene más expresión. Creo que la danza lo tiene todo que ver con la Capoeira y al revés. Yo uso mucho mi cuerpo de bailarina en la Capoeira, a veces la gente me dice que tengo un bailado diferente en la roda y es porque al ser bailarina puedo traer movimientos de Afro a la Capoeira. Para mí es difícil separar la danza de la Capoeira porque al entrenar con Mestre Zé Antonio no había sólo Capoeira, había Jongo, había Samba de Roda, hoy se está perdiendo un poco todo esto en el mundo de la Capoeira. Capoeira y Danza no pueden separarse, porque Capoeira es danza y si uno consigue traer la danza a la Capoeira el juego queda más bonito.

Como es la religiosidad en la Capoeira?

Yo no tengo mucho esa mezcla, tengo un lado muy fuerte con la religión de la Umbanda, pero no en el Candomblé. Muchas veces cuando bailo trabajo mucho la energía de la danza. A veces estoy dando una clase en un evento y al acabar no soy capaz de decirte los movimientos que pasé porque no lo sé. Es en esta parte donde interviene la religión pero es una cosa muy mía, no quiero que la gente piense que la Capoeira tiene eso por fuerza. Cada uno tiene su manera de pensar. Yo aprovecho este don que tengo, pero yo creo que es muy bueno trabajar el lado de la energía espiritual. Mucha gente ve la Capoeira como un deporte, para mi no lo es. Para mi la Capoeira es un todo, es guerra, es sol, es aire… no hay manera de separar los componentes. En la Capoeira aun consigo concentrarme un poco y no dejarme llevar por la energía porque tengo un poco de miedo, ya jugué a veces sin saber qué hacía y prefiero controlarme.

Como fue su llegada a Europa? Porqué decidió salir de Brasil?

Mi llegada a Europa no fue ni por la Capoeira, fue por mi lado artístico de bailarina. Fui hacia Taiwan para bailar en el Disneyworld que tienen allí. Bailábamos Maculelê y otras danzas del folclore brasileño. Eramos unas cincuenta personas, en ese momento yo acababa de sufrir un desengaño amoroso y decidí cambiar mi vida. La Capoeira me ayudó en ese momento pero me ayudó aun más el baile. Participé en un concurso en São Paolo y conseguí entrar en el grupo de seleccionados para viajar. Cuando los demás supieron que yo era capoeirista decidimos hacer un pequeño show de Capoeira juntos.

Usted vive en Bregenz, Austria, como es dar clases de Capoeira o de Samba, cosas tan brasileñas, a extranjeros que no tienen ese calor?

Es verdad que ellos no tienen ese calor pero tienen otra cosa que también es muy brasileña, el interés de conseguir alguna cosa. Yo tengo una alumna que Samba muy parecido a mi, ella baila muy bien y es austriaca! No es que no haya brasileñas que no samben, esos es mentira, yo misma tengo una hermana que no samba. El trabajo que tengo en Austria no fue difícil de conseguir, me acogieron muy bien. Ha habido épocas en las que tenía más alumnos porque hablo mucho de mi cultura. A mi manera, porque a veces un gran Capoeirista no tiene porque ser un buen profesor. Y a veces hay gente que para ser buen profesor tienes que hacer acrobacias, yo nunca hice acrobacias, enseñar es muy diferente de lo que uno hace en la roda. La gente allí abrazó nuestra cultura porque es muy fácil de abrazar. La Capoeira en sí es muy bonita, muy abierta y la gente empieza sabiendo que nadie va a exigirles nada. Creo que en Europa la gente le da aun más valor que nosotros mismos los brasileños.

Hablando de la mujer en la Capoeira, al principio fue complicado y a veces lo sigue siendo, cual sería su consejo para una mujer capoeirista?

Yo no creo que haya ningún problema, creo que el problema esta dentro de la misma mujer. Ella se cree o se coloca como si fuera un problema en la Capoeira, dice que la mujer está excluida. Nunca estuvo excluida, para mí fue difícil al principio porque eramos pocas mujeres, pero hoy las mujeres están en varios eventos, en todos hay una Mestra, una Profesora… lo que le diría a una alumna de hoy en día es de no creer que hay problemas. La vida es tan fácil y es la gente que nosotros mismos nos la complicamos. SI una mujer cree que es importante en un lugar, ella automáticamente se convierte en importante para ese lugar. Las mujeres tienen que quitarse esa idea de la cabeza porque no hay ningún problema.

Un consejo para un capoeirista que está empezando?

Un capoeirista necesita determinación, no rendirse, porque cuerpo es un cuerpo. Hay movimientos que te saldrán bien, y otros que no van con su cuerpo… el consejo sería el de no desistir. Si uno empieza a trabajar la Capoeira con el corazón se convierte en algo fácil, sólo hay que apartar el lado más racional. La Capoeira es para todos, solo hace falta tener determinación y querer entrenar. Lógico que todo el mundo se puede encontrar con alguna dificultad, no todo el mundo es perfecto, hay gente que no sirve para tocar o para cantar… yo canto pero no me gusta hacerlo en la roda porque tengo una voz muy ronca. Pero cada uno tiene su brillo, su importancia dentro de la Capoeira. Si tu no puedes hacer esto pero tienes una ginga bonita, si no puedes hacer acrobacias siempre puedes tener movimientos firmes, bonitos, en el tiempo correcto… creo que las personas tienen que tener determinación y querer.

Hace cuanto tiempo que conoce a Mestre Boca Rica?

Creo que le conozco hará unos 25 años, yo llevo 32 en la Capoeira y le conozco desde que él empezó.

Ha comentado que paró de entrenar?

SI, empecé cuando tenía diez años y volví a los 12 cuando ya tenía un trabajo. Mi madre me dijo, ahora que ya tienes un poco de dinero ya puedes volver. Discutí mucho con mi familia, hasta hoy discuto por la Capoeira. Porque ellos no aceptan la Capoeira como yo quería.

Ahora su familia acepta mejor la Capoeira?

Si, mis padres si, porque cuando ellos necesitan alguna cosa es gracias al dinero de la Capoeira que consigo ayudarles, para alimentarse mejor, para comprar un medicamento… es gracias al dinero que gano con la Capoeira puedo ofrecerles una vida mejor a mis padres.

One Reply to “Entrevista a Mestra Ana Dourada”

Deja un comentario